21 de abril de 2015

Patatas Hasselback

De origen sueco, estas patatas se remontan al año 1.700 y deben su nombre a un restaurante situado en la cuidad de Estocolmo llamado Hasselbacken, allí fueron todo un éxito y más adelante la receta se extendió a restaurantes de todo el mundo.
Son un acompañamiento perfecto para cualquier plato de carne o pescado, muy facilitas de hacer y que admiten cantidad de variantes según el gusto de cada uno. La forma en las que yo suelo prepararlas en casa es muy simple, quedan jugosas por dentro y con un sabor y aroma espectaculares gracias a la mezcla con la que se impregnan.
Un receta sencilla con un ingrediente básico como es la patata, también puede tener un resultado final sorprendente con una presentación vistosa y original.


Ingredientes:

- 3 Patatas medianas.
- Hierbas aromáticas y especias al gusto ( yo utilicé...hierbas provenzales, perejil, romero y tomillo picados, orégano, ajonjolí y popurri de pimientas).
- Ajos laminados.
- 4 Cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra.
- Sal.


Preparación:

- Comenzamos precalentando el horno a 200º
- Lavamos y secamos bien las patatas y luego las cortamos en láminas más o menos del mismo grosor a partir de uno de los extremos  sin llegar al fondo de la misma.  Una forma estupenda de hacerlo, es atravesar a lo largo la base de la patata un palo de brocheta.
- Insertamos una lámina de ajo entre cada corte que hayamos hecho.
- En un mortero, vertemos el aceite de oliva, las hierbas aromáticas y las especias.
- Removemos todo bien y rociamos las patatas con dicha mezcla.
- Salamos y las llevamos al horno hasta que estén doradas. El tiempo depende del tamaño de las patatas, en mi caso 50 minutos.
- Servir calientes.







 Print Friendly and PDF

25 de febrero de 2015

Maragota guisada

Contra la extendida creencia de que pinto y maragota son lo mismo os diré que no.  Si es cierto que pertenecen a la misma familia pero una de las diferencias más significativas es que el pinto es rojo-anaranjado con puntos blancos, y la maragota marrón-verdosa. Así lo constata un estudio de Investigaciones Marinas del CSIC de Vigo, que también ha constatado que otra de las diferencias que presentan es el tamaño que alcanzan al cambiar de sexo. Ambos son hermafroditas, nacen hembras pero a la edad de 10 años cambian a machos. La talla de dicho cambio es de 36 centímetros para la maragota y 47,2 para el pinto, alcanzando así este último un mayor tamaño.


La maragota es un pez que posee un cuerpo fuerte, sus labios son gruesos y carnosos, por donde asoman unos dientes también muy fuertes. Tiene unas escamas grandes y duras, su carne es blanca, tiene bastantes espinas pero eso si....es muy sabrosa.
Se encuentra en litorales rocosos y poco profundos y prefiere vivir en aguas limpias, de las que escapa si se toldan. Se pesca al trasmallo, en las "golfeiras" de la costa, y también resulta ser una pieza muy codiciada por los pescadores aficionados, teniendo una alta cotización en los pequeños puertos. Puede prepararse frita si no es de las grandes o a la brasa con un poco de cebolla, que le da un toque de sabor dulce. Para quien no quiera trabajar mucho, se puede poner en una bandeja y llevarla al horno, después de adobarla. También lo puede hacer en caldeirada (qué era el plato típico navideño en Finisterre) o guisado con pimientos, chícharos y tomates, un guiso típico en los barcos pesqueros gallegos.

(Foto Faro de Vigo)

arriba maragota, abajo pinto)

Ingredientes:

- 2 maragotas medianas.
- 4 patatas medianas.
- 1/2 pimiento verde.
- 1/2 pimiento rojo.
- 2 dientes de ajo.
- 1 zanahoria.
- 1 tomate maduro.
- 1 cebolla.
- 130 grs de guisantes.
- 1 vaso de agua templada.
- Aceite de Oliva Virgen
- Sal.
- Orégano.
- 1 hoja de laurel.
- 1/2 cucharadita de pimentón dulce


Preparación:

- Limpiamos el pescado despojándolo de las tripas y de las escamas. Lo lavamos bien por dentro y por fuera y los partimos por la mitad.
- En una tartera de barro con un fondo de aceite, pochamos la cebolla, el perejil y el ajo picaditos, el tomate y los pimientos cortados en trozos pequeños, la zanahoria en rodajas no muy gruesas y la hoja de laurel.
- Vamos removiendo con una cuchara de madera hasta que veamos que comienzan a estar en su punto.
- Colocamos entonces las patatas que habremos cortado en rodajas de medio cmt más o menos, para que se cuezan al mismo tiempo que el pescado.


- Colocamos las maragotas encima, repartimos los guisantes por toda la tartera y vertemos un vaso de agua templada, en donde habremos disuelto previamente  el pimentòn.
- Salamos todo el conjunto, espolvoreamos con un poco de orégano y dejamos cocer tapado y a fuego suave hasta que las patatas estén blandas.
- Movemos de vez en cuando la tartera para que no se pegue nada en el fondo y una vez listo solo nos queda retirarla del fuego y dejar que repose tapada unos 10 minutos antes de servir.
- Cuando lo tengo en el plato me gusta echarle por encima un chorrito de vinagre, pero eso ya es opcional y a gusto del consumidor.








Print Friendly and PDF